Annapurna

No paró de nevar en toda la noche. Estábamos metidos en la tormenta, no dejamos de escuchar truenos desde el refugio.

La previsión del tiempo era muy nublada. No sabíamos si podríamos ver el Annapurna al día siguiente.
☁️ Pero a las 4am, cuando sonó el despertador, todo estaba en calma.

Salimos del refugio, con toda nuestra ropa de abrigo y ¡se veían estrellas!, ¡estaba despejado!

Comenzamos a subir la cuesta a la luz del frontal. Poco a poco, las montañas se fueron iluminando y ya no necesitamos las linternas.
🏔

Tras algo menos de 2 horas, alcanzamos el Campamento Base del Annapurna. ¡Justo a tiempo para ver salir el sol entre las montañas!
☀️ Y allí estábamos, contemplando el Annapurna, imponente, con sus 8096 metros de altura.
😍

Poco a poco las nubes llegaron, engulléndose las montañas y el ochomil desapareció de nuestra vista. Era hora de comenzar el descenso por la nieve que ya comenzaba a derretirse.